sábado, 4 de abril de 2020

Había una vez un virus que cambió...

Time of shutdown

Un virus es un microorganismo  o microbio. Tan pequeño que el divulgador científico Steve  Mould explica que si encogiéramos  hasta ser del tamaño de las bacterias, los granos de arroz serían más altos que una montaña y su movil tendría el tamaño de un virus. El  Coronavirus 2 del síndrome respiratorio  agudo grave (Sars-CoV-2 ) es el causante de la enfermedad COVID-19  y surge aparentemente en un mercado de de Wuhan China en diciembre de 2019. En éste se venden animales  de todo tipo para consumo  y por ello parece tener un origen zoonótico, pasando de un animal  aun humano.

En tan sólo tres meses ese  pequeñísimo virus se ha convertido en una pandemia, expandiéndose  en todo el mundo, y como tal no discrimina, ni por origen étnico o nacional,  género, edad, religión.

Hemos visto reacciones iniciales que van desde la evitación de su gravedad sustentada en teorías conspirativas y noticias falsas (fake news)  hasta las alarmistas con visiones apocalipticas. Entre los dos extremos hay desde las prudentes hasta las impetuosas o incluso riesgosas. Así han respondido también los gobiernos con medidas que reducen las libertades  y que han sido cuestionadas por su severidad ( Rumanía, Hungría )  y las poco profesionales ( México, Brasil, EUA) Ciertamente también hay países que han gestionado mejor la emergencia sanitaria como los  asiaticos probablemente por  las experiencias previas de otros virus.

En el mundo intelectual ha sucedido lo mismo, así el filosofo  Giorgio Agamben llegó a considerar
las medidas gubernamentales de emergencia como "frenéticas, irracionales y completamente injustificadas..." Dilemas complicados empiezan a suceder. Al poner en cuarentena  y con distanciamiento social a la población   ha generado que quién vive al día , es decir los más pobres se vean en mayor vulnerabilidad. Sus opciones son más dramáticas:  "O nos morimos de coronavirus o nos morimos de hambre, habrá que elegir una" menciona una mexicana.

Al día que escribo estas letras puedo decir que nos inundamos de información sobre este tema. Entre tantas notas verdaderas y falsas; serias y sarcásticas, uno vive con todo tipo de emociones. Uno es espectador de los mapas que se van inundando de círculos que representan el coronavirus y que se van acercando cada vez más a sus hogares, datos estadísticos que contabilizan el número de contagiados, de muertos y de recuperados, historias abundantes de la pandemia y sus efectos en todos los aspectos de la vida.

 Algunos filósofos como Zizek consideran que el microorganismo ha dado el golpe al capitalismo. Es probable, pero no sólo a éste, en realidad ha impactado  muchas cosas más y aún es prematuro  saber qué transformaciones surgirán. Por ello Byung Chul Han  considera que el capitalismo continuará, pues el virus no reemplaza la razón e incluso advierte sobre los aspectos que han hecho eficiente el manejo de la emergencia por parte de Asia basado en la mente autoritaria, la obediencia, confianza y ante todo la vigilancia digital ¿Y si este modelo empieza a cimentarse? Como Yuval Harari  ha dicho los gobiernos  están transitando de monitorear datos sobre la piel a  debajo de la piel ( saber la temperatura, la presión: Podrán saber  y predecir nuestras emociones, si estamos enfermos... ¿coronopticon?) Dependerá de nosotros. Por ello Harari apuesta a la información y cooperación. Sin duda relevante.

En la pausa, en el silencio, en el aislamiento  tenemos un momento decisivo para reflexionar. Para ello podemos tomar el marco de Jareed Diamond de su libro "Crisis . ¿Cómo reaccionan los países en los momentos decisivos?"  y  analizar desde dos aspectos: a) lo individual o personal y b) como Naciones e incluso como un Mundo sólo.

Antes sólo tendríamos que determinar cuándo surge la crisis, con la propio virus o ¿La normalidad  era la crisis? como dice  Naomi Klein.

Dicho lo anterior podemos preguntarnos en lo individual o personal:  ¿Qué hacíamos bien  o no en nuestras vidas? ¿Vivíamos aceleradamente, no nos deteníamos a disfrutar de la vida? ¿Qué valoramos ahora en estos tiempos: la cercanía con quienes convivimos? ¿Qué emociones y sentimientos teníamos y tenemos? ¿Depresión, ansiedad, rabia, pánico, indiferencia, cinismo, resignación, incredulidad?  ¿Nuestros hábitos eran los que en realidad queríamos?

Como Países, comunidades, sucede algo similar ¿Nos hace felices comprar  insaciablemente?  ¿Quiénes deberían ser valorados por sus aportaciones para la sociedad? ¿Podemos vivir de manera egoísta sin preocuparnos por el otro o el medioambiente, la casa común? ¿Qué debemos cambiar para recuperar lo primordial?

Pese a nuestras preocupaciones,  es tiempo de aprendizaje.  De saber que no somos islas. De ser compasivos, empáticos. De altruismo, de  responsabilizarnos y  adoptar las acciones que están en nuestras manos para  resolver el reto que nos presenta la pandemia. ¿Qué queremos añadir a nuestra historia? "Había una vez un virus que cambió..."

 Con paciencia, flexibilidad y creatividad. En cierto sentido incluso de resiliencia.  El futuro está en nuestras manos y en nuestra mente y corazones.

  


1 comentario:

  1. Este es un anuncio público general de Mayo Clinic y estamos interesados en comprar riñones y compensamos enormemente a los donantes, si está interesado en vender un riñón, contáctenos directamente en nuestro correo electrónico a continuación en
    mayocareclinic@gmail.com
    Nota: Esta es una transacción segura y su seguridad está garantizada.
    Envíenos un mensaje de correo electrónico para obtener más información.

    ResponderEliminar

Mi lista de blogs