miércoles, 3 de julio de 2013

¿DESFALCOS AL ERARIO PÚBLICO CULPA DE TRABAJADORES DE CONFIANZA O DESUS PATRONES?

¡Despedido! by WakamouL
¡Despedido!, a photo by WakamouL on Flickr.
Juan Manuel Alatorre Franco, diputado y presidente de la Comisión de Vigilancia del Congreso del Estado de Jalisco ha propuesto una iniciativa que de primera impresión resulta positiva porque es atractiva popularmente.

Los desfalcos millonarios al erario público se deben a diversos factores. La propuesta o iniciativa apunta a uno de ellos y consiste en que los trabajadores de confianza no tengan derecho a reinstalación o indemnización. Sólo tendrán derecho a su salario y prestaciones. Para ello se reformaría la Ley de Servidores Públicos del Estado.

Los argumentos que arguye son dar certidumbre a las finanzas de las dependencias y evitar desfalcos y abusos por parte de los trabajadores, para justificar su propuesta citó en prensa un sólo ejemplo.

Si analizamos la cuestión con un poco más de análisis y cuestionamientos críticos, no podemos negar que dichas demandas están causando un problema financiero al Estado, sin embargo faltaría aclarar algunos puntos que se omiten:

•¿Este problema debe resolverse únicamente disminuyendo los derechos de los trabajadores de confianza?
•¿Lo anterior no es acaso discriminatorio? ¿Por qué algunos trabajadores gozarán de mayores beneficios y otros? ¿Porqué los trabajadores de confianza en el apartado A sí gozarán de indemnización, pero los que se rigen en el apartado B de dependencias estatales, no?
•¿A la luz de las nuevas reformas en materia de derechos humanos, es constitucional dicha iniciativa o reforma o podrá ser debatida e impugnada como inconstitucional?
•¿Es válido sostener el argumento de la iniciativa con un sólo ejemplo o en realidad las estadísticas podrían revelar que también esta culpa se debe a la negligencia o irresponsabilidad de los patrones que despiden injustificadamente a sus empleados o a su falta de prudencia y negociación?
•¿No debería mejor replantearse un salario apropiado y no excesivo y en su caso retenérseles a los trabajadores de confianza una parte de sus ingresos como fondo para su salida de la institución al concluir su periodo a manera de indemnización o algunas estrategias creativas con el fin de atacar este problema?

Las realidades siempre son diversas, no podemos omitir que existe personal que llega a Dependencias Gubernamentales como monarcas o emperadores a imponer sus cambios y destruir culturas organizacionales, despidiendo a empleados con total ilegalidad, conociendo y sabiendo que no pagarán los platos rotos ellos, sino el propio pueblo a través de las finanzas públicas e incluso ya siendo demandados interponen diversos medios de defensa para prolongar las resoluciones que llegarán a ser exorbitantes con el fin de que las pague la siguiente administración y no la responsable del despido y peor aún existen sospechas de que incluso autoridades y empleados se ponen de acuerdo para después repartirse esas tremendas indemnizaciones. Esta irresponsabilidad altanera queda impune. ¿Cómo se piensa atacar dichos actos?
¿Qué acaso no necesitamos replantear el problema con mayor amplitud para generar iniciativas que generen cordialidad y respeto a las personas y a sus derechos humanos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mi lista de blogs